El Papel del liderazgo femenino – MGG Reads

Hoy inauguramos nueva sección en el blog con un área de lecturas recomendadas y artículos que nos han parecido interesantes. Durante los siguientes meses iremos comentado los libros o artículos que han supuesto una referencia profesional para nosotras o para otros colegas del sector.

Este mes hace 50 años desde que la primera mujer fue admitida en el programa de MBA de Harvard, lo que significó una tímida apertura de los comités de dirección a las mujeres. Para celebrarlo, la Harvard Business Review ha dedicado el número de Septiembre al liderazgo femenino y los obstáculos que enfrentan las profesionales de hoy para alcanzar un puesto de mando.

Las Madrid Geek Girls estrenan nueva sección hablando de artículos, post y libros.

El Harvard Business Review de Septiembre 2013 dedicado al liderazgo femenino

 

Women Rising: Unseen barriers

Es curioso que varias décadas después de la llamada revolución de la mujer, de la píldora, la quema de sujetadores y la llegada en masa de las mujeres a la universidad, todavía hoy sólo un 4% de los puestos de dirección de las empresas globales estén presididos por una mujer. En este artículo los autores se plantean cuáles son las barreras aparentemente invisibles para que más mujeres lleguen a puestos de dirección. Os recomiendo la lectura completa del artículo, no tiene desperdicio, pero os resumo algunas de las conclusiones de los autores.

Las niñas de rosa, los niños de azul:

En el proceso de socialización de los niños se enseña que hay algunos valores que son propios de mujeres: afecto, emotividad, delicadeza y otros que son propios de niños: competitividad, decisión, etc. El problema detrás de esto es que los valores que se identifican como propios del líder, son los mismos valores que se identifican con los que se han enseñado a los hombres. Cuando una mujer llega a un puesto de dirección se siente por lo general entre dos aguas, o se identifica con los valores socialmente aceptados de liderazgo y se la critica por ser “poco mujer” o bien sigue con los valores socialmente aceptados como femeninos. En cuyo caso se la señalará como una mal líder, “como demasiado blanda y emotiva”.

Hay que aprender a Jugar al golf

Otro de los grandes problemas de nuestro camino hacia el liderazgo es el escaso acceso que tenemos a la información “informal”. La mayor parte de los estudios muestran que la información estratégica no se comparte en los espacios formales de trabajo, sino en el bar, el campo de golf o en el caso de España, en la pista de pádel.

Las mujeres tienen por lo general más carga de trabajo familiar, lo que nos obliga a organizarnos mejor en la oficina y a salir disparadas directas a la compra, colegios, etc. Así estamos perdiendo la oportunidad de crear confianza, intimidad profesional y acceso a la información privilegiada de nuestros colegas masculinos.

Nos faltan mentores

El artículo muestra que la mujer que llega a un puesto de dirección se encuentra bastante sola, y en la mayoría de los casos bajo la atenta mirada de sus superiores y subordinados. Lo que a la larga puede minar la confianza en sí misma y los apoyos que necesita para imponer su visión estratégica. En cambio los hombres suelen contar con el apoyo de otra figura, la del mentor, que le guía en sus primeros pasos y decisiones y le apoya cuando es necesario delante del resto de miembros de un comité.

Según los autores hay varias maneras de solucionar esto, y deben actuar todas en conjunto: evaluaciones 360º, programas de mentoring específicos y una mayor concienciación por parte de los líderes de las fronteras que ponen a sus homólogos femeninos.

Tener una visión alineada con nuestros valores personales

Decía Pío Baroja en el Árbol de la ciencia que para cambiar el mundo hay que empezar por el nuestro propio. Tener una visión de cómo nuestro trabajo y lo que hacemos puede cambiar el mundo, marca la diferencia.

Las mujeres somos por lo general más prácticas, nuestro objetivo es la excelencia en nuestro trabajo. Pero el empuje que necesitamos para eliminar obstáculos, es la convicción de que podemos cambiar el mundo con cada decisión que tomamos en el día a día.

Si el ser humano se crece ante la adversidad, ante la posibilidad de mejorar la comunidad consigue mover montañas. Y como profesionales y mujeres, nos quedan muchas montañas por mover.

Ajay Banga, Andrea Jung o Ken Frazier son algunos de los líderes que han convertido la igualdad y la diversidad en su misión personal dentro de las empresas que han dirigido. Sus historias son bastante inspiradoras y están recogidas en otro artículo de la misma edición de la HBR: Great leaders who make the mix work.

En general la edición de Septiembre es bastante completa, analiza varios problemas económicos interesantes, como que los profesionales mejor preparados académicamente abandonen su carrera profesional por la falta de herramientas para la conciliación. Os recomiendo que os paséis por algún kiosco y la compréis antes de que llegue el número de Octubre.

 

Digital Reputation Manager. Siempre he creído que si comprendes los datos, estás más cerca de identificar las tendencias sociales que hay detrás. Soy Socióloga especializada en Investigación de Mercados con un máster en Marketing Digital.

Twitter LinkedIn Google+ 

2 Responses to El Papel del liderazgo femenino – MGG Reads

  1. MJ septiembre 17, 2013 at 10:10 am #

    Me gusta mucho el artículo Pat, y en particular, creo que es todo un acierto empezar esta sección con este contenido en particular.

    Enhorabuena por el post!

  2. patsapel septiembre 17, 2013 at 10:12 am #

    Gracias MJ! En el futuro iremos incluyendo más artículos que analicen aspectos relacionados con nuestra labor profesional.
    :)

Hecho con cariño desde Madrid por las Madrid Geek Girls.